VICTORIA DE ENEKO GARDE Y CUARTO PUESTO DE RUBÉN ARISTU EN APUKO,65 KMS

VICTORIA DE ENEKO GARDE Y CUARTO PUESTO DE RUBÉN ARISTU EN APUKO,65 KMS

Apuko Long Trail. Zaramillo 2015. 65km 4500D+. Resultado: 1º. Tiempo 08:39:23
Viernes 1 de Mayo. Se acerca el día de volver a competir después de un año y medio de lesiones.
Las sensaciones en los entrenamientos han sido positivas, aunque lo cierto es que no he hecho tantos entrenos como me gustaría de cara a preparar la vuelta a las carreras. De hecho, no he sido capaz de entrenar dos días seguidos, porque aunque las molestias han ido desapareciendo, la verdad es que me sigue costando recuperar físicamente.
Al ser puente, aprovecho la mañana del viernes para preparar el material que voy a necesitar en la carrera y la cena y desayuno previos, y a eso de las 17h, pasan Cristina y Rubén a buscarme por Ibero.
El viaje es cómodo y rápido y en poco más de hora y media nos plantamos en Zaramillo. El viaje, como siempre es entretenido y se pasa volado entre historietas y planteamientos de la carrera del día siguiente.
Nada más llegar cogemos el dorsal. Hay un ambientazo. Mucha gente y caras conocidas. Además, seguido recibimos la llamada de Germán, diciéndonos que están a punto de llegar. Viene con Sergio y Xabi.
Saludamos a unos y otros y sin darnos cuenta, empezamos a colocar txapelas a los que creemos que van a ser los ganadores de cada modalidad. Nosotros ya conocemos a Xabi y comentamos Rubén y yo que mañana le va a dar un susto a más de uno.
Hace buena tarde y la alargamos de rajoteo en la calle, tomando algo, hasta que nos vamos a cenar y dejar preparada la mochila del día siguiente. Por supuesto, seguimos hablando del recorrido de Apuko, y de otras carreras, hasta que llega la hora de ir al sobre.
El sábado nos despertamos a eso de las 5:30 con la voz de Depa anunciando que Apuko estaba a punto de empezar. Nosotros no salíamos hasta las 9, pero de ahí en adelante no hicimos más que dar vueltas en la cama.
A las 7:30 nos levantamos, desayunamos y nos vamos preparando sin mucha prisa para la carrera. La mañana es calurosa, con el cielo cubierto, pero calurosa. Una vez en la calle nos damos cuenta de que hace más calor del que parece. Además el porcentaje de humedad es altísimo, por lo que comentamos que la hidratación iba a ser muy importante para evitar la visita del hombre del mazo.
A las 9 en punto empieza la carrera. Se sale rápido, pero Rubén me comenta que más despacio que el año pasado, cosa que a mí me sorprende porque voy totalmente ahogado. Las pulsaciones disparadas y malas sensaciones.
Me agobio un poco y pienso si en tanto tiempo sin ponerme un dorsal se me habrá olvidado de qué va esto. Rubén se da cuenta enseguida y trata de distraerme y mantenerme en carrera animándome y adelantándome lo que nos viene en cada momento.

DSC_0448                         Eneko Garde, del Marmottrail, en una de las duras subidas

La primera subida es dura. En 5 kilómetros ascendemos unos 900 metros, terminando en la famosa pala del Eretza. No sé si fue porque ya sabía lo que había pero el caso es que se me paso rápido y eso que hicimos a buen ritmo. Vamos todo el rato entre los 10 primeros. La bajada también la hacemos rápido y nos plantamos en Sodupe en 1h:22min. Entramos al avituallamiento unos cuantos corredores juntos.
Allí nos juntamos con Atharratze y Sergio, que nos dice que tenemos a los primeros a 5 minutos y que si apretamos los cogemos. Nos hidratamos bien, recargamos botellines y comemos algo. La verdad que es pronto y apenas como algo de plátano. Rubén come algo más.
Salimos de Sodupe, y al poco nos juntamos con Santiago y Axier de Kulum. Ellos corren la de 90km. Me da la sensación de que van fácil. Saludamos, comentamos alguna cosa y nos dejan paso. Seguimos a lo nuestro, ritmo fuerte pero controlando.
En esta subida Rubén empieza a sentirse mal. Me dice que me vaya para adelante en varias ocasiones, pero yo no quiero irme. Al final insiste y hacia el km 15 decido ir poco a poco adelante, pensando en que en un rato me alcanzará.
Al poco rato hay avituallamiento líquido, y ahí está Cristina. Me pregunta por Rubén y le comento que necesita su “espacio vital”, que enseguida me alcanzaría.
Así es, pues antes de llegar al km 19 lo veo llegar por detrás. En ese momento estoy saludando a Eneko Sainz. Lo conocimos en 2014 siguiendo Ehunmilak. Se pegó un carrerón y lo comentamos. Cómo remontó desde Tolosa hasta Beasain, yendo de menos a más para acabar 4º. También le pregunto por las zapas que calza, las Hoka Ono One. Es una charla amena entre risas que me ayuda a despejar la cabeza.
Al final de la subida nos volvemos a juntar Rubén y yo y hacemos la bajada hacia Rioya juntos. En esta bajada alcanzamos a Mikel Etxeberria y compartimos kilómetros. En la última parte de subida antes de comenzar la bajada a Zalla, nos cruzamos con Oscar Nieto, que nos anima y como no podía ser menos, vacila.
En la bajada hacia Zalla, parece que Mikel va un poco forzado. Aun así la hacemos los tres juntos, y no es hasta el final de la misma cuando se queda algo más retrasado. De todos modos entra al polideportivo de Zalla cuando apenas hemos empezado a comer algo.
Es el km34. Creemos que este avituallamiento va a ser importante, por lo que no nos importa estar un poco más rato. Tenemos la suerte de juntarnos aquí con Germán (retirado ya de la de 90kms), Atharratze y Cristina, que nos ayudan a que no perdamos mucho tiempo y nos dediquemos a comer y beber mientras ellos nos rellenan botellines, y acercan lo que necesitamos. Además, nos van cantando cómo va la carrera por delante y nos dicen que Xabi va tercero en la Ultra. Que maquina!! Comentamos, pero no nos sorprende del todo. Rubén aprovecha y se pone las pantorrilleras. Anda cargado de gemelos.
Al final creo que paramos entre 6 y 7 minutos. Mikel ha salido hace un rato, y los que venían por detrás nos han alcanzado. Nos olvidamos los bastones y es Cristina quien los ve y nos pega un chillo cuando nos íbamos.
Salimos a ritmo suave. Hemos comido mucho y se nota. Son 13 kms a Güeñes. Enseguida empieza otra subida, con una primera parte muy corrible, y una segunda parte mucho más dura.
Ponemos un ritmo cómodo y no damos conversación. La verdad que el avituallamiento y ver caras conocidas nos ha sentado de maravilla.
Poco a poco parece que vamos aumentando el ritmo, o por lo menos no lo disminuimos, y empezamos a ver entre curva y curva a Mikel Etxeberria y poco a poco, alcanzamos y superamos colocándonos 3º y 4º de la clasificación. Intenta mantener referencia visual con nosotros haciendo la goma, pero después de un rato dejamos de verlo.

MMC_8592_Apuko_Long-1
Llegamos a la pala final. A mitad de subida Rubén tiene algún calambre, por lo que subimos separados pero a muy poca distancia, y al poco de coronar, Rubén me adelanta y pone ritmo para la bajada. Yo ando con problemas de ampollas en el talón derecho, por lo que se distancia un poco.
De repente, vemos por delante a Josu Azkune. Pensábamos que nos llevaría un buen trozo por lo que nos sorprendemos y animamos. Vamos recortando distancia pero no es hasta el final de la bajada a Güeñes cuando le adelantamos. Esta bajada es brutal. La parte final se hace por pista de cemento, y con una pendiente muy pronunciada. Los pies echan humo!!!!
Una vez en Güeñes(km 47), volvemos a encontrarnos con Germán, Cristina, Atharratze y un montón de caras conocidas.
Me noto justo, y decido llamarle a Germán para que me eche una mano con los botellines. Además, en la mochila llevo un “chupete” de medio litro de Salomón con algo de alimento líquido. Le pido a Germán que me lo llene también y decido salir con litro y medio de líquido encima. El calor y la humedad son brutales y estoy seguro de que me vendrá bien tenerlo encima.
Apenas como un plátano y un poco de dulce de membrillo. Rubén es más rápido que yo comiendo. Veo que come más plátano y también carga gominolas. Este avituallamiento lo hacemos muy rápido, parando muy poco. Salimos y empieza otra cuesta interminable, para variar. Son 11 kms hasta Castaños. Nos dicen que Xabi va primero en el ultra. Nos sube la moral.
Nada más salir, Rubén se siente mal y decidimos andar. Hemos parado poco y puede que no haya sido buena idea por lo que andamos un buen rato y nos adelanta Josu.
Una vez concluida la primera parte de la subida, se hace una pequeña bajada y se pasa a zona sombría con mucho barro. Rubén empieza a acalambrarse más en serio y aunque bajamos el ritmo, decidimos que es mejor que vaya yo hacia adelante.

DSC_0450Rubén Aristu, cuarto clasificado, atleta patrocinado por 5 HOUR ENERGY

El tramo de barro es corto y deja paso a la segunda parte de la subida. Una serie de zetas hacia arriba, que recuerdan a las carreteras que salen en algunos reportajes sobre américa del sur. No es demasiado dura o por lo menos no me lo parece, pero sí aburrida. Me entretengo mirando el paisaje de los alrededores que eso sí es bonito.
Cuando terminan las zetas, se llega a una especie de ermita donde aprovecho a coger agua.
Ahora toca correr, pero por poco rato, ya que quedaba una pala, corta, pero que a estas alturas hacía daño. En esta zona hay mucho participante de la maratón que no paran de animar. No se imaginan cuanto ayuda.
Tras llegar arriba, miro atrás y no veo llegar a Rubén, por lo que decido seguir como hasta ahora. La bajada es pronunciada y no puedo lanzarme por el dolor de pies. Decido bajar más suave y ya apretaré después.
Toca una de las zonas más peligrosas de la carrera. Es apenas un kilómetro, pero se hace eterno. Una bajada muy vertical, llena de barro, donde apenas puedes agarrarte a nada. Por supuesto voy al suelo. Son dos ocasiones, y en las dos, se me suben los gemelos hasta el cuello. No hay nadie cerca, así que como puedo, me arrimo a unos arbustos para intentar estirar un poco y poder ponerme en pie.
Me encuentro con fuerzas y sabiendo que solo me quedan unos 5 o 6 kilómetros antes de empezar la subida a Apuko decido apretar un poco más. Se me hace muy entretenido.
En este tramo me junto con Samuel Arroyo, un grande!! Saludico y enseguida me anima a que siga fuerte para adelante. Dice que me ve mejor que a Gaizaka y a Josu. Pienso que lo dice simplemente para animarme, pero bueno.
Enseguida llego al avituallamiento de Castaños (km 58) y para mi sorpresa, está Cristina!! Cómo se lo curra. Yo creo que se cansa más que nosotros.
Aprovecho para pedirle que me rellene el chupete con alimento líquido mientras yo como un plátano y recargo agua. Así consigo no parar mucho. No quiero cortar el ritmo que llevo.
Salgo de Castaños igual que como llegué. Con la sensación de ir fresco y rápido. El chupete lo llevo en la mano y lo voy bebiendo poco a poco. Son unos tres kilómetros antes de empezar la subida de Apuko.
A un kilómetro y medio más o menos de salir del avituallamiento, veo a Josu. Pensaba que estaría más adelante. Decido darme un pequeño respiro y mantengo la distancia con él. Quiero tenerlo a la vista.
Después de tomar aire, vuelvo a apretar un poco. Cojo a Josu. Enseguida me pregunta por la distancia con el cuarto. Se le ve sorprendido. Comentamos un poco como ha ido la carrera hasta ahora pero las fuerzas tampoco dejan habar mucho.
Subimos Apuko a muy bien ritmo. Poco antes de salir al descubierto de la subida de Apuko, vemos a Gaizka delante. Va andando y transmite mallas sensaciones. Nosotros nos sorprendemos. Al llegar a su altura Josu le saluda y Gaizka nos comenta que está jodido. Me da la sensación que se sorprende de verme llegar con Josu.
Continuamos Josu y yo hacia arriba. Decido subir el ritmo. A Josu le cuenta seguirme. Abro un pequeño hueco que crece poco a poco. Solo me quedan 3 kilómetros a meta pero aquí está la bajada de la que tanto me hablaron el día anterior. La verdad que es técnica e incómoda, pero es poco trozo. Una vez pasado ese trozo la bajada es rápida. No quiero ni mirar atrás. Solo corro.
Cruzo la meta en 8:39. Feliz. Me acuerdo de lo mal que lo he pasado durante meses y de la gente que me ha ayudado. Saludo a los amigos que están en meta (Cristina, Germán, Atharratze, Sergio, Iokin Garai, … muchos).

5hourenergy500 10454972_898574966871146_621235624965533201_o
Lo siguiente es esperar la llegada de Rubén. No sé cómo le habrá ido desde que lo dejé. Al final cruza meta en 9:01, a sólo 1 minuto y 41 segundos de hacer podio!!! Un carrerón en toda regla. No abrazamos y nos felicitamos. Estamos felices.
Lo mejor de la carrera estaba por venir. Fueron las horas siguientes a la carrera sentados en una mesa del frontón de Zaramillo. Allí nos sentamos Xabi, Germán, Sergio, Aitor, Rubén, Cristina, Zigor, Santiago, Arrate,… Comer, beber y reír.
Una carrera muy bien organizada y recomendable 100%.